La necesidad de ser mentorizados no acaba, por @guillemrecolons

¿Qué es un experto y qué tiene que ver con ser mentorizados?

Dicen que un experto es aquel que nunca deja de formarse sobre el tema que le apasiona. El coach necesita ser coachee de vez en cuando, de la misma manera que todos los profesionales necesitamos ser mentorizados para evitar la endogamia de un sistema cerrado y reforzar así nuestra área de especialidad.

La frase que Platón atribuyó a  Sócrates “sólo sé que no sé nada” no es un trabalenguas, es una realidad que toma forma a medida que adquirimos nuevos conocimientos y habilidades.

El peligro de estancarse

Renunciar a ser mentorizados es firmar un certificado de aislamiento, de reclusión mayor. Y por interesante y rápido que sea encontrar tutoriales en Internet que informen sobre cosas de aplicación general, una mentorización es un proceso hecho a medida que no tiene rival en el territorio 2.0.

No me atrevo que afirmar que mentorizar sea arte o ciencia, pero sí es acompañar, apoyar, ayudar a través de la experiencia, y en esto último se diferencia del coaching.

A menudo se atribuye la figura del mentor como guía para star-ups, como guía en educación, pero cualquier proceso que tengamos en la vida -profesional y personal- puede contar con un mentor específico.

¿Cuándo recurrir a un mentor?

Te diría que siempre que el presupuesto te lo permita. Yo lo he hecho en menos ocasiones de las que me hubiera gustado, pero siempre he sacado un provecho extraordinario.

Este pasado martes estuve en Madrid preparando una ponencia de cierto compromiso con un mentor. En menos de tres horas de trabajo, una sucesión de ideas se convirtió en un relato capaz de generar reacciones positivas. Ningún tutorial general, ni libro ni artículo hubiera tenido el mismo efecto, ya que el mentor tiene en cuenta el “MI”: mi base de valores, mi capacidad de oratoria, la fuerza de mi discurso, en definitiva, mi marca personal.

Dotar de sentido, foco y seguridad

El mentor no sólo sugiere mejoras y dota de mayor sentido lo que podemos hacer, también nos dota de foco (indispensable para no dispersar) y mayor seguridad y confianza en nosotros mismos.

Cuando está en juego nuestra imagen, reputación, marca, vale la pena no arriesgar y contrastar nuestro proyecto con alguien que no sólo está dispuesto a escuchar, también a guiar, a enderezar y a poner la sal y pimienta para lograr un equilibrio razonable entre la fuerza del mensaje y la de su emisor.

Gracias Terry! Salga como salga, sea lo que sea, lo haré convencido y con toda confianza.

semana internacional del personal branding

PD:

Os recuerdo que sigue en marcha la Semana Internacional del Personal Branding, un evento online y gratuito organizado por Daniela Viek y que cuenta con grandes profesionales entre los que figuramos mi socio Jordi Collell y yo mismo, Andrés Pérez Ortega, William Arruda, Susan Chritton, Phil Pallen, Esther Liska, Ilana Berenholc, El profesor Vladimir Strada, Nelson Emilio, Henrique Silva, Malu Neves, Kaitlin Zhang, Luciano Larrossa, DANIELA VIEK, Priscila Stuani, Andrio Ferreira, Nancy Vázquez, Mariana Henriques, Luigi Centenaro, Tana Storani, Pedro Caramez y muchos más. Aquí tenéis el enlace para conectar. Se acaba mañana viernes!

Deja un comentario